miércoles, 14 de agosto de 2013

La puta espera

Por Flor Bea

Nadie es tan infeliz como para saber
por qué busca a otra persona.
Luis María Pescetti


¿Hay algo peor que querer hablar con alguien (con él) y no conseguirlo? Pone ansiosa, desespera. Y empeora si encima creemos que no contesta porque no quiere, no porque no puede.
¿Algo que vaya tan a peor tan rápidamente? Porque este tipo de situaciones no hacen más que llevarnos al patetismo y hundirnos en la mierda.
Ausencia, ausencia, ausencia... que lleva al reclamo, al insulto, a la depresión, a la violencia. 
¿A la imaginación también?... Nos hacemos la película, siempre una certeza de por qué no atiende; una película que en general no suele coincidir para nada con el desenlace de la situación. Es que la vida supera a la ficción y a las fantasías.
Esta es la puta espera.